Esta semana se cumplieron 80 años del Decreto de Zona Protectora Forestal Vedada de la Cuenca del Río Chiquito de 1936, emitido por el Ex Presidente Lázaro Cárdenas del Rio. Lo cual, constituye un hito en la defensa del último bosque de la ciudad de Morelia, afirmó Moctezuma Madrigal vocero del Movimiento Ciudadano en Defensa de la Loma.

En dicho decreto que protege más de 77 kilómetros cuadrados se establece: “Es un hecho ampliamente demostrado por la observación en la práctica, que la vegetación forestal forma uno de los principales agentes de retención de las aguas pluviales en terrenos de montaña, dando lugar a floraciones permanentes de las mismas en forma de manantiales o corrientes de agua límpidas y potables, como es el caso de las que forman el rio Chiquito de Morelia, Mich., en cuya cuenca hidrográfica es necesario que se mantenga las buenas condiciones forestales para su mejor aprovechamiento y se evite la deforestación y erosión de las tierras descubiertas, que además de reducir el caudal de la corriente, han dado origen a la polución de las aguas que constituye el mayor problema en la actualidad”.

 

El decreto de Cárdenas es de amplio alcance para garantizar la dotación de agua de la ciudad, el cual, ahora es pisoteado por la construcción del Ramal Camelinas, en 10 años se han construido decenas de fraccionamientos ilegales, se han edificado dentro de los linderos protegidos, como lo muestra la siguiente comparativa:

Imagen: Polígono de la Zona Protectora Forestal Vedada de la Cuenca del Río Chiquito

2004 2015

La construcción del Ramal Camelinas, será el fin de la Cuenca del Río Chiquito, será el inicio de la expansión inmobiliaria en zonas que hoy son inaccesibles, tal como lo establece el Plan de Desarrollo Urbano Municipal, el cual, contempla la urbanización de la zona ambiental/hídrica mas importante de la ciudad, afirmó el vocero del MCDL.

Actualmente en Morelia tenemos un índice de 1 m2 de Área Verde por Persona, la ONU recomienda 10 m2de continuar la construcción del criminal acceso carretero en la loma de Santa María, ese índice se desplomará, trayendo consigo un desplome en la calidad de vida y en la dotación de agua por persona. La cancelación del Ramal Camelinas, es la mejor forma de conmemorar el 80 aniversario de este importantísimo decreto.