El agua es fundamental para nuestras vidas. Nadie lo duda. Resulta alarmante saber que el agua potable se acaba en el mundo.

El 22 de marzo de 2015, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), presentó un informe que indica: “de continuar el ritmo actual de consumo, en 2030 faltará un 40% del agua que necesitaría el planeta para subsistir, lo que podría generar conflictos entre diferentes sectores económicos y entre países…las primeras víctimas de la escasez serán los pobres, las poblaciones marginadas y las mujeres.”[i].